Como es tradición cada 25 de diciembre, Solemnidad de la Natividad de Nuestro Señor, el Papa Francisco, antes de impartir la Bendición "Urbi et orbi", dirigió un mensaje de Navidad a los más de 40 mil fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro y a los de todo el mundo desde la logia central de la Basílica de San Pedro.