En la Misa de este 1º. de junio por la mañana celebrada en Casa Santa Martha, el Papa Francisco reflexionó sobre las persecuciones a los cristianos y a todos los hombres y mujeres de hoy. Hoy asistimos a una “gran persecución”, “a través de las colonizaciones culturales, a través de la guerra, a través del hambre, a través de la esclavitud”, porque en el fondo el mundo contemporáneo es “un mundo de esclavos”: el Señor nos de la “gracia” de luchar y brillar de nuevo “con la fuerza de Jesucristo” la imagen de Dios “que está en todos nosotros”.