En su homilía de la Misa celebrada en Casa Santa Martha este 5 de febrero, el Santo Padre sugirió emplear un poco de tiempo para la oración de adoración, diciendo sólo las palabras: "Escucha y perdona". Ir adelante por el camino en subida, hacia la oración de adoración, con la memoria de la elección y de la alianza, en el corazón. Es la invitación que hizo el Papa Francisco, cuya reflexión comenzó a partir de la Primera Lectura del día (1 Re 8, 1-7.9-13) en la que se narra que el Rey Salomón convoca al pueblo para subir hacia el Templo, para trasladar el Arca de la Alianza del Señor.