La humildad no es caminar con la cabeza baja, como una actitud a la medida, que no salva. El camino es el de llevar las humillaciones como el rey David, cuya figura estuvo en el centro de la homilía que el Papa Francisco pronunció durante la Misa celebrada este 29 de enero en Casa de Santa Martha.