En su homilía de la Misa matutina celebrada en Casa Santa Martha, este 8 de enero, el Santo Padre – al comentar los diversos episodios presentes en la Biblia en los que el más fuerte humilla al más frágil – se preguntó qué nos impulsa a burlarnos de los más débiles. Y dijo que detrás de este comportamiento está el diablo, puesto que, en efecto, en él no hay compasión. El Papa comentó la Primera Lectura propuesta por la liturgia del día tomada del primer libro de Samuel en la que se relata la historia de los padres del profeta, Elcaná y Ana. Su padre tenía dos esposas: Ana era estéril, y la otra, sí tenía hijos, pero en lugar de consolar a Ana, no pierde la ocasión y la humilla y maltrata con dureza recordándole su esterilidad.