El verdadero profeta es capaz de llorar sobre el pueblo que no lo escucha. En la misa de este 17 de abril en Casa Santa Martha, el Papa habló de San Esteban: "la Iglesia – dijo el Santo Padre – necesita que todos nosotros seamos profetas". La verdad muchas veces es incómoda y no es agradable de escuchar. El Santo Padre Francisco recordó que "los profetas siempre han tenido estos problemas de persecución para decir la verdad". "Que no le falte a la Iglesia – concluyó el Santo Padre – este servicio de la profecía, para ir siempre hacia adelante".