El Papa Francisco recordó que el cristiano vive en constante espera del encuentro con el Señor, y que esa espera debe ponerle en tensión, una tensión que es síntoma de que posee un corazón abierto al Evangelio y a los demás. En la Misa celebrada en Casa Santa Martha este 25 de septiembre, el Santo Padre reflexionó sobre lo que significa el verbo "visitar" en las Sagradas Escrituras y sus implicaciones en la historia de la salvación. Esta visita del Señor, explicó el Papa Francisco, hay que esperarla con esperanza, "que es la virtud más humilde de todas".