Detrás de la rigidez hay siempre algo escondido; una doble vida. Los rígidos no son libres, son esclavos de la Ley. En cambio Dios da la libertad, la mansedumbre y la bondad. Así lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la misa de este 24 de octubre por la mañana en Casa Santa Martha.