La salvación de Dios no viene de las cosas grandes, del poder o del dinero, de las alianzas clericales o políticas, sino de las cosas pequeñas y sencillas. Lo afirmó el Papa Francisco al comentar las lecturas del día, en su homilía de la misa de este 29 de febrero celebrada en Casa Santa Martha.