La mayor herencia que podemos dejar a los demás es la fe. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la misa de este 4 de febrero en Casa Santa Martha al comentar la lectura del día referente al Rey David y la herencia que deja a Salomón. El Papa también invitó al finalizar la homilía, a no tener miedo de la muerte, porque el recorrido de la vida continúa.