Al concluir su homilía de este 1º. de febrero, el Santo Padre invitó a la asamblea a pedir al Señor la gracia de la humildad, para toda la Iglesia, y también la gracia de comprender que no es posible ser humildes sin humillación.