El obispo tiene la tarea de orar y anunciar la Resurrección de Jesús. Si el obispo no ora y no anuncia el Evangelio, sino que se ocupa de otras cosas, el pueblo de Dios sufre. Son los conceptos que expresó el Papa Francisco en su homilía de la Misa de este 22 de enero en Casa Santa Martha.