Los cristianos detenidos en el "se ha hecho siempre así" tienen un corazón cerrado a las sorpresas del Espíritu Santo y jamás llegarán a la plenitud de la verdad porque son idólatras y rebeldes. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la mañana de este 18 de enero en Casa Santa Martha.