La fe vence siempre, porque transforma en victoria incluso la derrota, pero no es una cosa "mágica", es una relación personal con Dios que no se aprende en los libros porque es un don de Dios, un don que hay que pedir. Son los conceptos que expresó el Papa Francisco en su homilía de la Misa de este 14 de enero en Casa Santa Martha.