Para ser misericordiosos con los demás, debemos tener el coraje de acusarnos a nosotros mismos. Lo subrayó el Papa Francisco en su homilía de este 11 de septiembre en Casa Santa Martha. Destacó que debemos aprender a no juzgar a los demás, puesto que de lo contrario nos volvemos hipócritas.