Jesús es el Príncipe de la paz porque genera paz en nuestros corazones. El Papa Francisco se inspiró en las lecturas de este 10 de septiembre para detenerse en el binomio paz-reconciliación. También formuló la pregunta de si solemos agradecer este don de la paz que hemos recibido en Jesús.