Dios reconcilia y pacifica en lo pequeño, caminando con su pueblo. El Papa Francisco se inspiró en la memoria de este 8 de septiembre del nacimiento de la Virgen, para subrayar que todos nosotros estamos llamados a ser humildes y cercanos al prójimo y que Dios camina siempre con su pueblo, con santos y pecadores.