Hoy tantos cristianos continúan siendo perseguidos, con el silencio cómplice de muchas potencias, afirmó el Papa Francisco durante la Misa de este 7 de septiembre por la mañana en la capilla de Casa Santa Martha.