Si una persona, durante su vida, no hace otra cosa que reconciliar y pacificar, se la puede canonizar: esa persona es santa. Así lo dijo el Papa Francisco en la misa de este 4 de septiembre por la mañana en Casa Santa Martha Santa Marta, exhortándonos a preguntarnos: "¿Siembro paz o cizaña?"