"Los tiempos cambian y nosotros los cristianos debemos cambiar continuamente", con libertad y en la verdad de la fe. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía en Casa Santa Martha este 23 de octubre. El Pontífice reflexionó sobre el discernimiento que la Iglesia debe hacer viendo los "signos de los tiempos", sin ceder a la comodidad del conformismo, sino dejándose inspirar por la oración.