Dios da siempre con generosidad su gracia a los hombres que, en cambio, tienen "la costumbre de medir las situaciones". Comprender la abundancia del amor divino es siempre fruto de una gracia. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina de este 20 de octubre en Casa Santa Martha.