El Papa Francisco recordó este 19 de octubre, que no es posible "servir a dos patrones": o se sirve a Dios o a la riqueza. Jesús "no está contra las riquezas en sí mismas", sino que advierte ante el hecho de poner la propia seguridad en el dinero que "puede hacer de la religión, una agencia de seguros".