Es necesario rezar mucho para no dejarse contagiar por el "virus" de la hipocresía, esa actitud farisaica que seduce con las mentiras estando en la sombra. Es el llamado de Jesús que el Papa Francisco invitó a acoger, durante la homilía de la Misa de este 16 de octubre en Casa Santa Martha.