Estar atentos ante los doctores de la ley que acortan los horizontes de Dios y empequeñecen su amor. Es uno de los pasajes de la homilía del Papa Francisco durante la Misa de este 15 de octubre en Casa Santa Martha, centrada en el mandamiento del amor y en la tentación de querer ser revisores de la salvación.