La Iglesia es fiel si su único tesoro y su único interés es Jesús, pero es tibia y mediocre si busca su seguridad en las cosas del mundo. Lo afirmó el Papa durante la Misa celebrada este 23 de noviembre en Casa Santa Martha.