Que la Iglesia no esté apegada al dinero y al poder, que no adore "el santo soborno", sino que su fuerza y su alegría sea la palabra de Jesús. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de este 20 de noviembre en Casa Santa Martha.