El pensamiento único, el humanismo que toma el lugar de Jesús, el hombre verdadero, destruye la identidad cristiana. No subastemos nuestro documento de identidad. Fue la exhortación del Papa Francisco en su homilía de la Misa celebrada este 16 de noviembre en Casa Santa Martha.