La fe auténtica, abierta a los demás y al perdón, hace milagros. Que Dios nos ayude a no caer en una religiosidad egoísta y especuladora. Lo dijo el Papa en su homilía de este 29 de mayo por la mañana en Casa Santa Martha al comentar el evangelio del día que propone "tres modos de vivir" en las imágenes de la higuera que no da frutos, en los especuladores del templo y en el hombre de fe.