Hay cristianos que alejan a la gente de Jesús porque piensan sólo en su relación con Dios o porque son especuladores o mundanos o rigoristas. Y hay cristianos que escuchan verdaderamente el grito de cuantos tienen necesidad del Señor. Es la reflexión del Papa en su homilía de la Misa de este 28 de mayo en Casa Santa Martha.