Los cristianos de hoy están llamados a pedir la gracia de la unidad y a luchar para que entre ellos no se insinúe el "espíritu de la división, de la guerra y de los celos". Es la reflexión que hizo el Papa Francisco en su homilía de la Misa de este 21 de mayo en la Casa Santa Martha.