En su homilía de la misa de este 19 de mayo en Casa Santa Martha, el Papa Francisco se refirió a las pequeñas y grandes despedidas de la vida, hasta la última, y también recordó a las víctimas de las persecuciones.