Las comunidades temerosas y sin alegría están enfermas y no son comunidades cristianas. Lo dijo el Papa Francisco durante su homilía de la Misa celebrada en la Casa Santa Martha, este 15 de mayo por la mañana.