Aún hoy se asesina a los cristianos en nombre de Dios, pero el Espíritu Santo da la fuerza para testimoniar hasta el martirio. Lo dijo el Papa Francisco durante su homilía de la Misa celebrada este 11 de mayo en la Casa Santa Martha.