El Espíritu Santo crea “movimiento” en la Iglesia que, aparentemente, puede parecer “confusión” y, en cambio, si es acogido en oración y con espíritu de diálogo, siempre genera “unidad” entre los cristianos. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de este 8 de mayo en la Casa Santa Martha.