En su homilía de la Misa de este 17 de marzo, el papa abordó un tema latente desde hace tiempo: el conflicto que causa Jesús, que abre las puertas a todos los que lo buscan y los cristianos que con frecuencia cierran esas puertas en la cara de quien llama a la puerta de la Iglesia.