Dios está enamorado de nosotros y nosotros somos su sueño de amor. Ningún teólogo puede explicar esto, mientras nosotros sólo podemos llorar de alegría. De este modo se puede sintetizar lo que afirmó el Papa Francisco en su homilía de la misa del pasado 16 de marzo en la Capilla de Casa Santa Martha.