Un cristiano no tiene caminos de compromiso: si no se deja tocar por la misericordia de Dios y a su vez ama al prójimo, como hacen los Santos, acaba siendo un hipócrita, que arruina y desparrama, en lugar de hacer el bien. Así lo dijo el Papa Francisco en su homilía de este 12 de marzo.