Al comentar la lectura de este 10 de marzo en su misa matutina, el papa dijo que el pecado no es una simple equivocación. El pecado es idolatría, es adorar al ídolo, al ídolo del orgullo, de la vanidad, del dinero, del "mí mismo", del bienestar... Tantos ídolos que nosotros tenemos.