Si aprendemos a "hacer el bien", Dios "perdona generosamente" todo pecado. Lo que no perdona es la hipocresía, la "santidad fingida". Son palabras del Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina de este 3 de marzo, en la capilla de la Casa Santa Martha.