Los cristianos deben acercarse y tender la mano a aquellos a los que la sociedad tiende a excluir, como hizo Jesús con los marginados de su tiempo. Y esto hace de la Iglesia una verdadera "comunidad". Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de este 26 de junio Casa Santa Martha.