Si se quita la pobreza del Evangelio no se puede entender el mensaje de Jesús. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la Misa de este 16 de junio en Casa Santa Martha en cuya reflexión se refirió a la contraposición entre riqueza y pobreza.