Que el cristiano aprenda a custodiar el corazón de las "pasiones" y de los "rumores mundanos", para estar atento y recibir en todo momento la gracia de Dios. Es la reflexión que hizo el Papa Francisco en su homilía de la Misa de este 15 de junio.