De su Hijo desechado, Dios saca la salvación para todos, reiteró el Papa Francisco la mañana de este 1º de junio, recordando lo que parece el fracaso del sueño de amor, de la historia de amor de Dios con su pueblo, al reflexionar sobre la parábola de los viñadores homicidas, en la Misa en Casa Santa Martha.