El Papa Francisco desarrolló su homilía de este 16 de febrero basándose en el pasaje dramático del Génesis que muestra la ira de Dios por la maldad del hombre y que preludia el diluvio universal. El Papa ofreció la misa por los 21 cristianos coptos asesinados en días pasados.