Si un cristiano quiere conocer su identidad, no puede quedarse cómodamente sentado en el sillón hojeando un libro porque en el mundo "no existe un catálogo" con la imagen de Dios. Así reflexionó el papa Francisco en su homilía de este 10 de febrero.