El martirio de los cristianos no es una cosa del pasado, muchos de ellos son víctimas también hoy "de gente que odia a Jesucristo". Fue la sufrida constatación del Papa Francisco en la homilía de la misa de este 6 de febrero, después de una meditación intensa sobre la vida y la muerte de Juan el Bautista.