La contemplación cotidiana del Evangelio nos ayuda a tener la verdadera esperanza. Así lo subrayó el Papa Francisco en su homilía de la primera Misa matutina del mes de febrero celebrada en la Capilla de la Casa Santa Martha.