En su homilía de este 30 de enero por la mañana, el Papa dijo que un cristiano siempre debe custodiar en sí la "memoria" de su primer encuentro con Cristo y la "esperanza" en Él, que lo impulsa a ir adelante en la vida con el "coraje" de la fe.