"Todos nosotros – afirmó el papa Francisco la mañana de este 26 de enero– hemos recibido el don de la fe. Debemos custodiarlo, para que al menos no se diluya, para que siga siendo fuerte con el poder del Espíritu Santo que nos lo ha regalado". Y la fe se custodia reavivando este don de Dios.