En su homilía de este 20 de abril en la capilla de Casa Santa Martha, el Papa Francisco subrayó que siempre ha existido esta tentación de pasar del estupor religioso que Jesús nos da en el encuentro con nosotros, a aprovecharse de esto para obtener poder.